Formación

Estrategias con opciones: venta de puts

Tras revisar los fundamentos de las opciones financieras, vamos a continuar la formación básica exponiendo cómo podemos llevar a la práctica operaciones con estos instrumentos. En este artículo trataremos venta de puts, que probablemente sea la estrategia básica más popular entre inversores particulares.

Como repaso, recordamos que la put se puede considerar (teóricamente) como un seguro que compra el inversor que quiere proteger una determinada posición ante un evento de disminución de precio. Al comprar una put, tendrá el derecho a vender 100 de sus acciones al precio determinado por el strike en el futuro. Esta adquisición conlleva un pago de una prima a cambio de obtener el mencionado derecho, que podrá ejecutar o dejar expirar al llegar el vencimiento, fecha en que expira el seguro, a voluntad.

Esta estrategia consiste en ser nosotros los vendedores de dicho seguro, comprometiéndonos a comprarle las acciones al inversor descrito en el párrafo anterior. De esta forma, en el momento en el que precio de las acciones de la empresa subyacente cotizara por debajo del strike, y bajo petición por parte del comprador, estaríamos obligados a adquirirlas al precio convenido previamente. Sin embargo, esa compra lleva un descuento implícito si tenemos en cuenta que al dinero desembolsado para la compra de las acciones le podemos restar el que recibimos como prima cuando vendimos la put. El razonamiento detrás de la venta de puts es el siguiente: estando dispuestos a comprar las acciones de una empresa determinada, al realizarlo a través de puts obtenemos un descuento sobre el precio actual de las mismas.

Ejemplo de venta de put

Veamos un ejemplo de este tipo de estrategia con la empresa española Telefónica a fecha 16 de septiembre de 2019. En la imagen se pueden ver las puts y calls con vencimiento 18 de septiembre de 2020, a un año vista prácticamente. En el momento de la captura, la acción cotizaba al precio que se ve en el recuadro amarillo: 6.764€. Los números que se muestran en las columnas bid y ask son los precios de venta y compra respectivamente, para cada uno de los strikes. He señalado en rojo la put con strike 7 para ilustrar este ejemplo.

Si decidiéramos vender la put seleccionada, debemos fijarnos en el precio bid que es el que el mercado está dispuesto a pagarnos inmediatamente, aunque probablemente podríamos conseguir un precio mejor dentro de la horquilla bid-ask. No sería descabellado pensar que podríamos venderla en la mitad aproximadamente, a 0.90€ por acción, que supone una prima total de 0.90 x 100 = 90€, dado que cada contrato de opciones de Telefónica comprende 100 acciones. Una vez vendida, tenemos el compromiso de comprar esas 100 acciones a 7€ por acción desembolsando 700€, pero ya hemos recibido los 90€, con lo que realmente pagaríamos 610€. Por lo tanto, en lugar de comprar las acciones a 6.76€, las estaríamos comprando eventualmente a 6.10€, un 10% de descuento!. Aunque esto solo sucedería si el comprador de la put decide ejecutarla antes del año, lo cual probablemente nunca haga mientras Telefónica cotice por encima de 7€.

En el caso de que llegara el vencimiento y el comprador decidiera no ejecutar la put por cotizar telefónica por encima del strike, el contrato expira y el compromiso que adquirimos desaparece, conservando los 90€ de prima que en ese momento se convierten en beneficios. Suponiendo que hemos reservado los 700€ reservados por si acaso, hemos sacado más de un 12% de rentabilidad!

En resumen tenemos que al vender puts existen dos posibles escenarios, uno en el que la acción cotiza por debajo del strike y acabamos comprando las acciones con descuento y otro en el que cotiza por encima y simplemente nos quedamos la prima. Y los dos parecen estupendos a primera vista. Pero hemos de tener en cuenta unas consideraciones importantes.

Consideraciones a tener en cuenta cuando vendemos puts

Como hemos visto, la estrategia de venta de puts resulta muy interesante y no es nada complicada de realizar, solo requiere hacer la operación de venta de put y esperar al vencimiento pacientemente. Pero antes de lanzarnos como locos al mercado, hay una serie de aspectos a tener muy en mente, y son los siguientes.

La venta de puts es una operación apalancada

Como vimos en el anterior artículo, esto significa que estamos utilizando deuda para invertir, debido al compromiso adquirido de comprar las acciones al precio de strike (los 700€ del ejemplo). Lo ideal es tener ese dinero (o gran parte de él) guardado hasta que el compromiso desaparezca, y en cualquier caso asegurarnos de que somos capaces de afrontar el pago en el peor de los escenarios. Debemos bloquear parte de nuestro capital para realizar estas operaciones. Otra consecuencia es que las opciones vendidas consumen el margen de la cartera, que es el fondo de maniobra de la misma.

La empresa debe resultar interesante

Como hemos visto, uno de los escenarios es quedarnos las acciones, y probablemente será un escenario en el que hayan bajado de precio y tengamos pérdidas latentes. Si hemos vendido la put únicamente porque la prima era interesante, podemos encontrarnos siendo accionistas de una empresa que nunca hubiéramos comprado en primer lugar y que acabe siendo una ruina. Por lo tanto, lo primero es decidir si la empresa es interesante para nuestra cartera.

No somos accionistas, y por lo tanto no recibiremos dividendos

Mientras la put vendida esté en nuestra cartera, no seremos realmente accionistas. No podremos asistir a juntas de accionistas ni votar las resoluciones, en caso de querer hacerlo. Tampoco recibiremos los dividendos que la empresa reparta, ni nos beneficiarán/perjudicarán directamente las subidas/bajadas de dividendo (si afectarán de forma indirecta a través de la cotización). En el ejemplo de Telefónica, la prima recibida contempla que las previsiones de reparto de dividendo son de 0.40€ por acción hasta su vencimiento, dividendo que no recibiremos pero afectará al precio por acción.

Son ideales para mercados laterales, pero sub-óptimas en mercados alcistas y bajistas

Esta me parece el argumento más potente para no abusar de esta estrategia, y quizás el más polémico. Cuando digo que son sub-óptimas me refiero a que no es la mejor posición en el mercado que podemos tener. Si el mercado es alcista nos interesa estar comprados en esa empresa que hemos estudiado y decidido que queremos en nuestra cartera, sin embargo al solo vender la put nos quedamos fuera sin disfrutar del recorrido alcista y obteniendo menos beneficios. En un mercado bajista la mejor opción era estar fuera del mercado, a la espera para comprar a mejores precios. La put vendida nos deja bloqueado un dinero que no podremos usar en esa bajada para comprar acciones de la empresa objetivo. Por eso el escenario ideal es el mercado lateral, donde la venta de la put es la mejor opción como hemos visto en el ejemplo anterior.

Es por esto que los especuladores (o traders) suelen utilizarlas para operaciones de corto plazo, donde es más difícil que haya grandes movimientos del precio. Como curiosidad, veremos que para estas operaciones de corto plazo (impropias de inversores de largo plazo) se recomiendan vencimientos a 6-7 semanas aproximadamente y recomprar la put cuando haya perdido el 80% del valor para cerrar la operación.

Conclusión

La venta de puts es una estrategia muy interesante que merece la pena tener en cuenta. Aquí he descrito la versión más sencilla, aunque hay otras variantes como, por ejemplo, vender puts muy por debajo del precio actual con la hipótesis de que probabilidad de ejecución es muy baja.

Creo que no es interesante asignar la mayoría de nuestro capital a través de esta estrategia por un motivo muy sencillo: si nos consideramos inversores de largo plazo, debemos ser alcistas en el mercado. Y la posición más coherente con esa visión alcista de las empresas que seleccionemos es simplemente comprar sus acciones. Yo personalmente la utilizo como estrategia complementaria a mi cartera de acciones, sobre todo en empresas que ya tengo en cartera (y por lo tanto tengo exposición alcista) y estaría dispuesto a ampliar con un descuento.

Deja un comentario